¿Qué es una cláusula suelo y cómo reclamar su nulidad si eres autónomo o pyme?

Abogado Clausula suelo en Malaga

La cláusula suelo ha sido una de las condiciones de los contratos de préstamo hipotecario que mayor fricción y controversia han generado entre las entidades financieras y sus clientes, hasta tal punto que ha sido necesaria la intervención de la justicia en reiteradas ocasiones. La reciente jurisprudencia emanada del Tribunal Supremo abre la puerta a la reclamación de esta cláusula a pymes y a autónomos, no solo a los consumidores.

¿Qué es la cláusula suelo?

La cláusula suelo es una condición contractual presente en muchos de los contratos hipotecarios suscritos hasta el 16 de junio de 2019 (momento en el que la Ley Hipotecaria declaró dicha cláusula como ilegal), concretamente en los de interés variable.

En las hipotecas que suman un tipo de interés al Euribor, los bancos establecían un límite inferior (denominado suelo), el cual jamás se rebasaría cuando el Euribor fluctuase a la baja, lo cual se consideraba difícil que sucediera, al menos antes de la crisis de 2008.

Es cierto que, durante varios años, este índice se mantuvo en cotas relativamente estables, pero cuando se normalizó su inexorable tendencia a la baja, la realidad fue que los clientes acogidos a estos contratos pagaron más por sus hipotecas que lo que dictaminaba la fluctuación real del Euribor. En otras palabras, la cláusula suelo sirvió como “colchón” a los bancos, que así se aseguraban la rentabilidad de la operación.

El origen de esta ilegalidad está en lo abusivo de la condición, al considerarse un aspecto lo bastante sensible como para que el banco lo pusiera en conocimiento de sus clientes de forma expresa; dicho de otro modo, el hecho de que el prestatario haya firmado una cláusula suelo no exime al banco de su parte de responsabilidad en una práctica, a todas luces, engañosa.

Con base en este argumento, las distintas sentencias dictadas por el Tribunal Supremo han dado la razón sistemáticamente a los clientes, bastando simplemente que estos acreditaran que no fueron debidamente informados por el banco de estas cláusulas, y condenando a las entidades financieras a reintegrar todos los importes excedentes. De este modo, la defensa de los bancos, enrocada en la aceptación contractual de los clientes que firmaron dichas hipotecas, quedaba sin efecto.

Otras cláusulas abusivas en contratos con no consumidores

Control de incorporación

Este principio se sustenta sobre los artículos 5 y 7 de la Ley sobre Condiciones Generales de la Contratación (LCGC), y funciona como un mecanismo de control en cualquier acuerdo que vincule tanto a no consumidores (profesionales y empresas) como a consumidores.

El control de incorporación se basa en que las cláusulas que se acepten al suscribir los contratos han de haber sido redactadas con total transparencia, claridad, sencillez y concreción: algo de lo que, tradicionalmente, han carecido las cláusulas suelo.

Control de contenido

Según este principio, debe quedar acreditada la buena fe del predisponente (la entidad que redacta el contrato), en especial de cara a acuerdos con no consumidores, los cuales no suelen disponer de instrumentos jurídicos adecuados para negociar estas condiciones.

El control de contenido desde el principio de la buena fe se ha venido aplicando en distintas sentencias, que poco a poco van amparando a las entidades y profesionales a la hora de anular cláusulas abusivas. La constatación de un desequilibrio de derechos y obligaciones entre las partes sirve para revocar aspectos como la cláusula suelo, donde se deduce la indefensión de la parte prestataria.

abogado clausula suelo malaga

¿Pueden reclamar la nulidad de la cláusula suelo los autónomos y pymes?

En virtud del texto de la Sentencia 168/2020 del Tribunal Supremo, fechada el 11 de marzo de 2020, se corrobora la nulidad de la cláusula suelo para los no consumidores. Este colectivo, por lo tanto, tendrá la posibilidad de reclamar la devolución de las cantidades pagadas de más.

Hasta entonces, todas las alusiones referidas por los órganos de justicia se articulaban con base en principios de buena fe contractual; la mencionada jurisprudencia sienta un claro precedente sobre el cual se extienden a los empresarios y profesionales los principios de la LCGC tradicionalmente solo aplicables a los consumidores.

Por consiguiente, a los no consumidores también se les reconoce un derecho análogo: el plazo para reclamar la nulidad de la cláusula suelo es de cuatro años desde la cancelación de la hipoteca, siendo aplicable a la totalidad del préstamo. Cabe citar que, hasta finales de 2016, no se podían reclamar los importes que se hubieran pagado de más con anterioridad al mes de mayo de 2013.

 

En vista de estos antecedentes, queda abierta la vía para obtener la nulidad de la cláusula suelo para autónomos y pymes, al quedar constatada oficialmente su posición abusiva y de escasa transparencia. Entendiendo qué es la cláusula suelo y cuáles son sus características, se deduce fácilmente que la defensa ante este abuso se puede construir sobre la contradicción entre concertar un interés variable y limitar su fluctuación en una condición general.

Si precisa asesoramiento legal y busca un abogado especialista en clausula suelo en Málaga, en Palacios & Vidal Abogados ponemos a su disposición nuestro equipo especialista en Derecho Bancario, Consúltenos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Palacios & Vidal Abogados

Consulta Jurídica

Ir arriba