Delitos deportivos de corrupción: ¿en qué consisten?

delitos deportivos de corrupcion

Incluidos en el ámbito del derecho penal del deporte encontramos los delitos de corrupción deportiva o fraude deportivo, entre otros. Aunque casi todos hemos oído hablar de los delitos deportivos debido a la corrupción en el mundo del deporte, para conocer este delito es importante conocer en qué consiste, quién lo comete y qué consecuencias tiene. 

¿Qué son los delitos de corrupción deportiva?

En primer lugar, habría que definir que un delito es la realización de una conducta que conlleva el incumplimiento de una norma y que es castigado con una pena regulada por el código penal. 

Los delitos de corrupción son aquellos mediante los que se utilizan funciones y medios de las organizaciones para la obtención de beneficio, normalmente económico, por parte de sus gestores. 

El delito de fraude deportivo o corrupción deportiva se comete cuando, alguien perteneciente o relacionado muy estrechamente con una empresa o sociedad deportiva recibe, solicita o acepta un beneficio no justificado a cambio de favorecer a otro en la adquisición o venta de mercancías o servicios. Suele consistir en el soborno de un deportista o directivo de entidad deportiva para alterar el resultado de un encuentro o competición para obtener el beneficio personal o de su equipo.

Acción típica del delito y sujetos

La acción típica es la conducta que conlleva la comisión de un delito, ya que se ajusta a la definición del mismo. Las acciones típicas del delito de corrupción deportiva son:

  1. Prometer. Hace referencia a la actitud por la que alguien se obliga a decir o a hacer algo. Es decir, la afirmación de que en un futuro se hará una acción determinada o se dará lo que se haya acordado. 
  2. Ofrecer. Aunque con significado similar al anterior, con ofrecer se hace referencia a la materialización de la promesa realizada. Es el acto de dar o decir lo que se prometió que se haría o diría. 
  3. Conceder. En este caso, esta acción puede tener dos significados.
    1. La entrega de algo, es decir, la concesión de un bien o servicio a otra persona o entidad. 
    2. La aceptación de una propuesta hecha por la otra parte en su beneficio. 

Los sujetos de este delito, como hemos mencionado antes, son personas pertenecientes o muy cercanas a una entidad deportiva. Concretamente los directivos, administradores, empleados o colaboradores, con cualquier forma jurídica y los deportistas árbitros y jueces

Es claro, en consecuencia, que cualquiera de estos sujetos que realice alguna de las acciones típicas del delito estará llevando a cabo un delito de corrupción deportiva

Un ejemplo muy claro podría ser la promesa por parte de un club de fútbol a un árbitro de una cuantía importante de dinero a cambio de un arbitraje favorable en un partido de mucha importancia. En este caso, el directivo del club estaría cometiendo el delito por la acción de prometer y, si finalmente le entregara el dinero, también la de ofrecer. Por su parte, el árbitro estaría realizando una concesión constitutiva de delito. 

Consecuencias del delito de corrupción deportiva

Las consecuencias de incurrir en el delito de corrupción deportiva son importantes. Al aplicarse lo establecido en el código penal para la corrupción privada, estaremos ante tres clases de penas:

  1. Prisión. Podrá ser de entre 6 meses y 4 años. 
  2. Inhabilitación. Prohibición de ejercer su puesto u otro similar en el mismo sector donde haya cometido el delito. 
  3. Multa. El importe ascenderá al triple del beneficio que se haya obtenido con la conducta fraudulenta. 

Las penas son muy gravosas si las comparamos con otros tipos de delitos de gravedad similar. Por tanto, estamos hablando de unas consecuencias muy importantes y que pueden cambiar la vida de la persona en cuestión. Por ello, si estamos ante un proceso relacionado con el delito de corrupción deportiva, lo aconsejable sería acudir a abogados especializados en la materia, que nos asesoren durante todo el proceso. 

Como hemos visto, los delitos de corrupción son aquellas conductas que consisten en prometer, ofrecer o conceder cosa o acción que son realizadas por directivos, administradores, empleados o colaboradores de una entidad deportiva cuyo fin último es el de modificar la competición deportiva para obtener beneficios propios. Este delito tiene importantes consecuencias, como son penas de prisión, inhabilitación para el cargo y multa variable en función del beneficio obtenido con la acción realizada.

Palacios & Vidal Abogados | Especialistas en Derecho Deportivo
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Palacios & Vidal Abogados

Consulta Jurídica

Ir arriba