Obligaciones y derechos del tutor de una persona discapacitada

Obligaciones y derechos del tutor de una persona discapacitada

Para los casos en los que una persona se encuentra en especial vulnerabilidad, el ordenamiento jurídico establece la figura del tutor. Cuenta con un amplio abanico de facultades, amparado en la protección única de la persona que representa y protege, pero ello no implica el libre albedrío y una total disposición. Por eso es importante conocer los derechos del tutor de una persona incapacitada, así como sus obligaciones y todo lo relativo a su bien proceder por el bienestar de su tutelado.

¿Qué es un tutor legal?

La tutela civil se presenta como la figura jurídica imprescindible a la hora de proteger a un declarado incapaz por vía judicial: mediante sentencia judicial que declare la incapacitación se indicará que la persona no puede realizar ninguna tarea por sí solo, por lo que necesita de un tutor para llevarlas a cabo.

De este modo, un tutor legal es aquel que se asigna para que cuide y atienda al incapacitado, administre su patrimonio y actúe en su nombre y representación legal de forma estable. Es la persona que protege y guarda a una persona y sus bienes, siempre actuando en beneficio del tutelado, bajo la supervisión del Ministerio Fiscal y del Juez. Hay que tener en cuenta que para determinadas gestiones necesitará autorización judicial, entre las que podemos destacar:

  • Casos en los que se deba internar al incapaz en un centro de salud mental, educación o formación especial.
  • Para la renuncia de los derechos del incapaz.
  • Determinados negocios jurídicos derivados de derecho sucesorio en caso de que el incapaz pueda ser heredero o legatario (aceptar o repudiar herencias, aprobación de participaciones o divisiones de cosa común).
  • Para interponer demandas, salvo casos urgentes o de poca cuantía.
  • Para hacer gastos extraordinarios en los bienes.
  • Para la enajenación o gravámenes de objetos preciosos y valores mobiliarios.

El tutor puede ser, en principio, cualquier persona, pero el Juez elegirá preferiblemente:

  1. Al que haya designado el propio sujeto de tutela, mediante poder anterior.
  2. A su cónyuge.
  3. A sus padres, o uno de ellos.
  4. A la persona que los padres hayan dejado acordado por vía testamentaria.
  5. A su propio hijo o cualquier otro familiar.

A pesar de que el Código Civil nos dice que la tutela se ejercerá por un único tutor (artículo 236), hay ocasiones en las que pueden concurrir varios tutores legales. Este es el caso del nombramiento de ambos cónyuges o de la tutela compartida entre varios hermanos.

¿Cuáles son las obligaciones del tutor legal?

Las obligaciones del tutor recogidas por el Código Civil son las siguientes:

  • Prestar alimentos a la persona que se encuentra bajo su tutela.
  • Entregar en el juzgado, en un plazo máximo de dos meses, un inventario del patrimonio de la persona tutelada en el que se reflejen las deudas, créditos, cargas y bienes que lo conformen. Deberá incluir todas las necesidades básicas del tutelado, entre ellas su alimentación, su educación y su formación.
  • Mantener una relación de respeto.
  • Informar al juez de los posibles cambios en la salud, situación personal, familiar y sentimental o de residencia del tutelado.
  • Asumir la responsabilidad sobre los posibles daños causados por sus propias acciones.
  • Presentar informes periódicos de situación económica en el juzgado.
  • Velar por la inserción del tutelado en la sociedad.
  • Hacer lo posible por su total recuperación de la capacidad.

Al terminar el período de tutela, que en este caso será por causa de muerte o por la recuperación del incapacitado, se tiene que presentar en el juzgado un informe final llamado rendición de cuentas del tutor. Dispone de un plazo tres meses desde la finalización de la tutela.

Derechos del tutor de una persona incapacitada

Derechos del tutor de una persona incapacitada

De forma general, el tutor judicial tiene derecho a representar la persona del incapacitado en los actos jurídicos, así como a administrar su patrimonio. El artículo 267 del Código Civil indica que el tutor ese el representante del incapacitado en todos los actos en los que no pueda valerse por sí solo, según lo dispuesto en la ley o la sentencia que lo incapacite. Por eso, los derechos del tutor serán más o menos amplios en función al mayor o menor grado de discapacidad que presente la persona sujeta a tutela.

El artículo 270 del Código Civil otorga el derecho único de administración de los bienes del tutelado al tutor (medie o no autorización previa), ejerciéndolo con la diligencia de un buen padre de familia.

Si el patrimonio del incapacitado sometido a tutela lo permite y así lo estima el Juez, el tutor puede tener derecho a una retribución.

No queda duda de que la tutela es una herramienta intensa, firme y dura, una medida muy drástica pensada para casos muy graves. Debemos considerarla siempre como un apoyo para nuestros seres queridos y prestarla en los casos extremos, cuando necesariamente sea imprescindible y bajo el criterio judicial. Y contar siempre con la ayuda del mejor equipo de profesionales como Palacios Vidal Abogados, especialistas en derecho de familia en Málaga para que puedas ejercer diligentemente los derechos del tutor de una persona incapacitada, cuidando siempre el interés del incapaz tutelado y su bienestar.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Palacios & Vidal Abogados

Consulta Jurídica

Ir arriba